Advierten daños a espalda y cuello por pasar largos periodos sentado

Advierten daños a espalda y cuello por pasar largos periodos sentado

Especialistas recomiendan corregir vicios postulares y realizar actividad física. Al pasar largos periodos de tiempo sentados en el trabajo o en casa descansando, se corre el riesgo de lesionarse la espalda, el cuello, los hombros o enfermarse del colon, especialmente si se adoptan malas posturas y no se interrumpe la actividad por lo menos 10 minutos cada dos horas para levantarse y hacer un poco de movimiento.

sedentarismoEl estar ocho horas o más sentado, los músculos de la columna vertebral se relajan y por la falta de movimiento se propicia la descalcificación de los cuerpos vertebrales y condiciona un dolor crónico en la columna, principalmente en la espalda baja (lumbalgia).

El sedentarismo también provoca rigidez de las articulaciones, tanto cervicales, lumbares y de las extremidades, especialmente después de los 40 años de edad.

Muchas veces las personas acostumbran escribir en la computadora con la cabeza hacia abajo mirando el monitor. A la larga, esta postura provoca dolor a nivel de cuello y hombros, especialmente en pacientes con antecedentes de dolor de espalda baja. Una buena postura al estar sentado comienza por tener una silla con un respaldo rígido que permita tener la espalda recta y los pies apoyados en el piso.

El dolor derivado de las lesiones por vicios posturales, muchas veces es incrementado por el estrés del trabajo. El sedentarismo, combinado con el estrés también puede propiciar enfermedades de colon. Normalmente, una persona que está sometida al estrés y pasa mucho tiempo sentado, padece de colitis, que se manifiesta con el abdomen abombado, alteraciones en la defecación y dolor.

Permanecer muchas horas sentado también provoca osteoporosis (descalcificación de los huesos) y artrosis (deformación de las articulaciones). Al permanecer los músculos en reposo, los huesos también se quedan sin actividad y el calcio no se reabsorbe y provoca fracturas incluso en pacientes jóvenes.

El tratamiento básico para las personas que sufren lumbalgía es el uso de fajas lumbo-sacras, reposo, analgésico, ejercicios específicos y alternar frío y calor en la región lesionada. El acondicionamiento físico, como caminar, correr o nadar por lo menos 30 minutos al día nos ayuda a fortalecer los músculos lumbares y las extremidades.

Share this post